Entusiasmo: factor clave para vender TIP 12

¿Te has encontrado alguna vez con una persona realmente entusiasta?… Una de aquellas personas apasionadas que transmiten y contagian su entusiasmo… ¿Qué has pensado? ¿Cómo te has sentido?

A mi me pasa cuando escucho a Ramón Gener hablar de música. Son personas que con su actitud generan interés inmediatamente, conectan con su interlocutor de manera natural y transmiten energía, seguridad y sobre todo confianza.

¿Alguna vez te ha pasado con un vendedor? Y desde luego no me refiero a los que intentan aparentar positivismo y buen rollo de manera artificial… si no a aquellos que la ilusión se les ve en la mirada y en la sonrisa…

¿Quién puede resistirse a un vendedor así?

Y es que el entusiasmo es una actitud mental que es percibida claramente por el interlocutor, se contagia.

Entonces, imagínate una entrevista de ventas en las manos de un profesional sin energía, cansado, estresado o agobiado…o en las manos de un profesional entusiasmado, apasionado con su producto o servicio, con todo aquello que puede hacer por ti, por los beneficios que puede aportarte, por como puede facilitarte la vida, hacerte más feliz…

En consecuencia, sería lógico preguntarse: ¿El entusiasmo se puede fingir? Definitivamente NO. Sin embargo, se puede trabajar, se puede adquirir y al margen de ayudarte poderosamente en el mundo de la venta, no es menos cierto que transformará tus relaciones y tu manera de ver el mundo y sobre todo a ti mismo.

Te propongo algunas acciones para ser un vendedor entusiasta

Fórmate

Más de la mitad de las personas declaran insatisfacción por su trabajo. Imagino que en el mundo de la venta la estadística se mantiene o incluso aumenta.

Pues bien, aun así, puedes desarrollar el entusiasmo.

¿Cómo? Desarrollando el interés, puesto que el interés es la madre del entusiasmo. Interés por adquirir todos los conocimientos necesarios para conocer profundamente todos los aspectos de tu producto o servicio, así como todas las técnicas de venta y comunicación que estén a tu alcance.

¿Por qué? Por que el primer paso para entusiasmarse con lo que vendes es conocerlo y apreciar y valorar todo lo que puedes hacer por los demás.

Energízate

El entusiasmo va íntimamente ligado a tus niveles de energía.

Así que cuídate. Cuida tu dieta (te recomiendo este artículo), haz ejercicio, disfruta de tus hobbies, duerme las horas necesarias, echa una mini-siesta, ríe, pon tu música favorita, evita a las personas negativas, no te entregues a la vorágine del día a día, mantén la calma…En definitiva, protege tu autoestima, trabájala y quiérete…

Te suena ¿verdad?, nada nuevo, nada que no hayamos repetido mil veces…por algo será ¿no te parece?

Ponte por encima de la línea (ver video), coge las riendas.

¿Cómo vas a proyectar entusiasmo si estás por debajo de la línea? ¿Si todo lo que te pasa es culpa de los demás? ¿Si niegas la evidencia? ¿Si no puedes hacer nada para solucionar nada?

Conviértete en portador de buenas noticias.

Para empezar a serlo, analiza todo lo que quieras decir y pásalo antes por el filtro de las tres rejas de Sócrates (aquí).

Felicita a tus compañeros, habla a tu familia y amigos de las cosas divertidas, interesantes y positivas que te han ocurrido hoy. No te centres en explicar las negativas.

¿Por qué? Muy sencillo, no solo porque les harás más felices, sino porque te retroalimentarás de ello. No hay nada que te haga sentir mejor que hacer sentir mejor a los demás. Y desde ese “sentirse mejor” es sencillo entusiasmarse.

Sonríe.

Sonríete a ti mismo y a los demás. Los beneficios psicológicos de sonreír son infinitos. ¡Hazlo! aunque no tengas ganas de hacerlo, mandarás un mensaje a tu cerebro y éste para ser coherente, virará hacia el optimismo. Y si antes he comentado que la madre del entusiasmo es el interés, el padre es seguramente el optimismo.

El fotógrafo y cineasta Gordon Parks decía que “el entusiasmo es la electricidad de la vida. ¿Cómo lo consigues? Actúas con entusiasmo hasta que sea un hábito”

Y yo te invito a que lo hagas. No solo venderás más y mejor, serás mucho más feliz.

Y como siempre, mi último consejo es:

Entrena, entrena, entrena…no dejes nunca de entrenar.

Juan Carlos Fontcuberta

Si tienes cualquier dificultad con este tema, no dudes en contactarme. Estaré encantado de ayudarte info@juancarlosfontcuberta.com

Te estaré también muy agradecido si me dejas un comentario con tu opinión, con tu aportación o con un ejemplo que mejore y complemente esta reflexión.

Y no olvides que si quieres ser un verdadero experto en convertir entrevistas en ventas, no lo dudes, la solución es UP CONVERT.

Informaremos en breve de la próxima convocatoria en abierto. Si deseas más información no dudes en pedirme cita telefónica o por skype, haciendo click:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

DESCARGA GRATIS 

GRATIS

¿Cómo te llamas?

¿A dónde te enviamos tu regalo?