Productividad ¿Qué es mejor, un dónut o un plátano?

Cuántas veces habremos oído y leído que “somos lo que comemos”, “vivimos como comemos”, “trabajamos como comemos”… Sea como sea, hay algo que es empíricamente demostrable y tiene un impacto enorme en nuestra productividad y es el hecho de que “rendimos como comemos”.

Y es que cuando hablamos de productividad, en realidad hablamos de gestionar nuestra energía, sin embargo, empezamos a pensar en métodos, técnicas, programas, capacitaciones…y se nos olvida lo fundamental, lo más obvio. Esperar que nuestro cuerpo y nuestra mente funcionen alimentándolos mal es como esperar que un coche diesel funcione con gasolina sin plomo. Todo es combustible, si, pero jamás se nos ocurriría hacerlo.

El combustible de nuestro cerebro

El combustible que nuestra mente necesita para mantenerse alerta es la glucosa, no hay otro, así de simple. Casi todo lo que comemos, nuestro cuerpo lo convierte en glucosa. Por este motivo cuando estamos en ayunas perdemos la concentración y nos cuesta tanto pensar con el “estómago vacío”. De hecho, un estudio publicado en Personality and Psychology Review, establece que los niveles bajos de azúcar en sangre (glucemia) “reducen la fuerza de voluntad y disminuyen la capacidad para mantenerse en la tarea y realizar un buen trabajo (sic)”

Uno podría pensar que si todo lo que comemos se convierte en glucosa, da igual lo que comamos. Pero no, no es así, y es justo en este punto donde se encuentra la esencia del problema y lo que me animaba a preguntaros al inicio del post sobre si nos hace más productivos un dónut o un plátano. La respuesta está en su Índice Glucémico (IG) que es el índice que valora a los alimentos, no por su valor calórico, sino por como afectan a los niveles de azúcar en sangre.

Los alimentos con un IG alto son los que liberan la glucosa de manera rápida, provocando un “subidón de energía” seguido de un “bajón” notable. Aquí se encuentra el dónut, ya no te digo si te comes dos…el bajón es histórico.

Los alimentos con medio y bajo IG, liberan la glucosa de forma más lenta, proporcionando energía de forma estable y evitando esos bajones que comentábamos. Y si, aquí tenemos al plátano. Pero no te obsesiones, no es necesario hacer complicadas fórmulas matemáticas antes de comer. Simplemente tenlo en cuenta, vale la pena, lo notarás.

Tabla de IG de los alimentos (Mundonatural)

Los niveles estables de glucosa en sangre no solo nos ayudan a estar más alerta y mantener el foco, también inciden en nuestro estado de ánimo, en nuestra creatividad y en nuestra capacidad de resolución de problemas complejos.

Healthline apunta a que los malos hábitos dietéticos conducen a la fatiga, disminución de la efectividad mental y aumento de la irritabilidad. También son los causantes de tener niveles de energía más bajos, capacidad reducida para pensar con claridad, disminución de la capacidad para realizar el trabajo de manera efectiva, niveles más altos de estrés y depresión y disminución de la productividad.

¿Y qué pasa con las grasas? Tienen un índice glucémico casi nulo… así que…

Lo lamento, no son amigas de tu productividad. Su IG será muy bajo, pero cuestan tanto de digerir que nuestro cuerpo gasta gran cantidad de energía en ello, reduciendo los niveles de Oxígeno en el cerebro y en consecuencia atontándonos.

Resumiendo, si quieres conservar tus niveles de energía, si quieres mantener tu atención y tu concentración, si buscas proteger tu creatividad y la toma de decisiones, empieza por lo primero, por escoger el mejor combustible para tu cerebro.

NOTA IMPORTANTE: Si eres vendedor, si tu actividad es la comercial, tómatelo muy en serio. Vender es preguntar, mantener la escucha activa, estar alerta a las necesidades y posibles señales de compra, negociar… Todo eso es muy difícil, por no decir imposible, después de un entrecot con patatas fritas, pan, cerveza y un brownie con helado.

Vuestra opinión es nuestra fuente de mejora. Muy agradecidos por vuestros comentarios.

Si te ha gustado el post, no dudes en compartirlo en tus redes ¡Muchas gracias!


Maite Bernardo – Life Coach EEL / Psicología de las Organizaciones UOC

Colabora con Juan Carlos Fontcuberta e Impulso Coaching de Negocios desde 2011 como Directora de Proyectos y Directora Comercial en Barcelona.


 

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Maite

    Maite estoy de acuerdo con todo lo que indicas. La alimentación es clave para mantener un estado de ánimo alto y ser más productivos.
    En la academia también ofrecemos pautas de alimentación a los alumnos. Hemos observado que cuando consumen azúcar industrial, disminuye su concentración y aumenta el nerviosismo.

    1. Qué bueno Maite! Es indispensable educar desde la infancia en la salud y la alimentación es la base. Todos los hábitos aprendidos durante esta etapa marcan al adulto futuro. Hacéis un trabajo muy valioso de educación integral, admirable!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.