Reconocimiento, bandera del liderazgo.

¿Cuándo fue la última vez que dieron reconocimiento tu trabajo? ¿Cómo fue? ¿Cómo te sentiste?

¿Cuándo fue la última vez que reconociste el trabajo de un colaborador, de un compañero? ¿Cómo lo hiciste? ¿Cómo te sentiste?

¿No lo recuerdas? Tienes un problema… ¿Hace más de 3 meses? Tienes un problema…No. Rectifico: lo que tienes es una “Solución pendiente”.

Liderazgo y motivación es un binomio poderoso, casi indisoluble. Es difícil el liderazgo efectivo sin estar motivado y no entendemos como liderazgo integrador aquél que no fomenta y promueve acciones dirigidas a la motivación de las personas y a su bienestar.

De la misma manera, es complicado pensar hoy por hoy en el éxito de una empresa si no tiene como epicentro a las personas que la integran.

El reconocimiento, aplicado en su justo momento y en su forma correcta es una herramienta imprescindible para que las personas mantengan la motivación necesaria para el desempeño que conlleva la consecución de los logros de la compañía. Esa “cultura del reconocimiento” tiene además la ventaja de que se propaga, se contagia y se retroalimenta.

Y llegados a este punto, el comentario que con más frecuencia me hacen es “¿Y cómo puedo empezar a hacerlo si nunca lo he hecho? Se va a ver raro, incluso parecerá falso, un poco artificial, ¿no?”

Así que, intentaré darte algunas claves.

Como dar reconocimiento de manera natural y efectiva.

Desde la honestidad.

Es obvio. No lo hagas por hacer, no improvises. Hazlo contestando a alguna de las siguientes preguntas:

¿Qué aspectos positivos aporta en este momento esta persona a su entorno? ¿A este proyecto?

¿Qué cualidades de esta persona revierten positivamente en el clima laboral en este momento?

¿Qué acciones de las que realiza podemos considerar clave en este momento?

Desde el conocimiento actualizado y la inmediatez.

En las preguntas anteriores he repetido “en este momento”. Y es que es muy importante, cuando se da reconocimiento, enmarcarlo en un proyecto concreto y destacar la acción o competencia.

No esperes, procura hacerlo cuando toca, es decir, de inmediato.

Hecho así, denota que la persona que da el reconocimiento comprende los procesos y detalles del proyecto. De esta manera el reconocimiento se percibe como real y honesto.

Esto obliga a tener la información necesaria y actualizada de los proyectos y acciones de todos los equipos…y esto es ya otro tema… Temazo, diría yo.

Desde la humildad.

También es obvio, sin embargo, en más ocasiones de las deseadas he visto situaciones del tipo:

Felicidades, sabía que eras la persona indicada para…

O lo que es aún peor:

Felicidades, Yo también lo hubiera hecho así…

¿Cómo? ¡Se trata de dar reconocimiento no de darse bombo!

Desde el entusiasmo.

Si, has leído bien. Si quieres lo matizo un poco y digo “desde la alegría”. La alegría es la gran olvidada, la emoción que nunca aparece en el listado de emociones para el liderazgo. Nunca lo he entendido.

Escribía Henri Bergson:

“…la alegría siempre indica que la vida ha triunfado, que ha ganado terreno, que ha conseguido una victoria…” “…alegría es el sentimiento de haber montado una empresa que marcha, de haber hecho que algo surja a la vida…” “…donde quiera que hay alegría hay creación; cuanto más rica es la creación más profunda es la alegría…”

Alégrate de los pequeños logros de tu equipo, por pequeños que sean. No los pases por alto, no los des por hecho, por amortizados. Cada uno de esos logros suma. Y en muchas ocasiones, más de las que nos imaginamos, lo que para la dirección representa un pequeño grano de arena, para el equipo es una victoria y para sus personas una gran hazaña. No lo olvides.

Desde una perspectiva adecuada.

Tendemos a reconocer el logro por encima de lo demás. Y lo que sobre todo, es merecedor de reconocimiento es el proceso, el esfuerzo, la actitud, la resiliencia, el compañerismo… De ese modo se fomentan los valores que refuerzan el equipo y la implicación de todos.

Maneras eficaces y alegres de dar reconocimiento

Uno de los mitos que aún recorren muchos despachos es que dar reconocimiento debe circunscribirse a una reunión de evaluación del desempeño. O sea, ¿una vez al año?

Otro de los mitos es que el reconocimiento debe darse de forma verbal y directa, en una reunión privada y formal. Siendo muy optimista ¿Dos o tres veces al año?

Y no hablemos de aquellas reuniones que se plantean para reconocer los logros de un colaborador, cuando ya es demasiado tarde y no sabemos qué hacer para “motivarlo”.

Hay maneras mucho más efectivas, incluso divertidas de hacerlo que nos ayudan a poder reconocer no solo los logros, sino los procesos bien hechos, las pequeñas acciones…

Haz partícipe a todos y cada uno de los colaboradores de cualquier felicitación

… que llegue de un cliente o proveedor, destacando la importancia de su desempeño en ese logro y remarcando que una parte de él es suya. La clave está en Repartir más que Compartir.

Utiliza el email con copia.

Es un recurso muy fácil y efectivo. Felicita a tu colaborador y pon en copia a su responsable. El reconocimiento se multiplica puesto que se hace visible.

Reconócelos ante las visitas

Presenta a tu equipo y remarca los valores que los caracterizan como tal y la importancia que les das como pilar de la compañía.

¡Celebra!

Un desayuno, un aperitivo, una actividad outdoor pueden ser una herramienta para reconocer y celebrar un proyecto. ¡OJO! Céntrate en reconocer sobre todo el trabajo hecho, el esfuerzo realizado, el proceso…

Da las gracias.

Simple ¿no? La gratitud es una virtud que reconoce y beneficia tanto al receptor como al emisor. 

Haz una nota manuscrita.

El ejemplo de este método lo tenéis en el mismísimo Jack Welch, en General Electric. Sus cartas y notas manuscritas, enviadas a sus colaboradores, eran famosas. Más que el contenido de la nota, lo que realmente valora el receptor es que un compañero dedique un poco de su tiempo en reconocerlo y escribir unas palabras. Si esa nota proviene de la dirección de la empresa, el efecto es muy potente.

¿Tenéis un blog o algún sistema de comunicación interno?

Aprovéchalo para felicitar a través de ese canal. Utilízalo para dar reconocimiento a departamentos, a equipos o a la empresa en general.

Invita a participar en la presentación.

Si, como responsable, vas a presentar un proyecto o un logro a dirección, puedes invitar a quien quieras reconocer a participar de dicha presentación.

Pregunta, investiga.

¿Cómo saber qué tipo de reconocimiento necesitan tus colaboradores si no sabes cómo son, qué desean, qué les motiva? Una buena manera de premiar es la formación ¿Sabes qué formación motiva a cada una de las personas que forman parte de tu equipo?

Y como siempre, mi último consejo es:

Entrena, entrena, entrena…no dejes nunca de entrenar.

Si tienes cualquier dificultad con este tema, no dudes en contactarme. Estaré encantado de ayudarte info@juancarlosfontcuberta.com

Te estaré también muy agradecido si me dejas un comentario con tu opinión, con tu aportación o con unejemplo que mejore y complemente esta reflexión.

Y no olvides que si quieres ser un verdadero experto en convertir entrevistas en ventas, no lo dudes, la solución es UP CONVERT.

Informaremos en breve de la próxima convocatoria en abierto. Si deseas más información no dudes en pedirme cita telefónica o por skype, haciendo click:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú

DESCARGA GRATIS 

GRATIS

¿Cómo te llamas?

¿A dónde te enviamos tu regalo?